Cocción-ladrillos-artesanales

Contamos con auténticos hornos tradicionales. Cocemos con biomasa ( hueso de aceituna, cáscara de almendra y restos de podas agrícolas o forestales). El proceso de cocción se divide en tres fases;

Calentamiento de la caldera; desde temperatura ambiente hasta 1000º C., vamos subiendo el horno progresivamente de grados. Este proceso tiene una duración de 2 días.

Mantenimiento de la temperatura y cocción; una vez hemos alcanzado los 1000º C., mantenemos esta temperatura durante 10 días (el rango de cocción lo mantenemos entre 1000º C y 1050 º C, dependiendo del tipo de producto que vayamos a cocer y del color que queramos obtener) lo que provoca en las baldosas de barro, ladrillos rústicos y demás materiales que estén siendo cocidos cambios tanto en su estructura física como química. Este proceso provoca la transformación de la arcilla en materiales con unas altas propiedades de resistencia, compresión, durabilidad etc., de esta forma obtenemos nuestros  coloridos característicos; tonos flameados, rosados, rojos, anaranjados, amarillo pálido, color paja y la calidad que caracteriza a los productos cerámicos de Antonio Alemán.

Enfriamiento;

Una vez hemos terminado la cocción vamos bajando progresivamente la temperatura del horno. Pasamos de 1025º C a temperatura ambiente. Este proceso tiene una duración de 5 días.

El conocimiento para poder cocer estos hornos se obtiene tras la observación, experiencia, mediante una infinidad de ensayos…. Es un proceso complejo y se necesitan años en el oficio para llegar a conocer el proceso de cocción. Aquí se conjugan muchos factores; la arcilla utilizada, condiciones climatológicas, tipo de biomasa combustible utilizada, etc. Solamente los artesanos con mas experiencia son los que cuecen los hornos.